No espere la próxima crisis

Probablemente usted haya escuchado por ahí que, después de tantos años en que el mundo y los mercados crecieron hasta sus máximos históricos, hay señales que indican que pronto podría venir una gran tormenta. Bueno, yo estoy de acuerdo con esa teoría. De hecho, ya lo mencionamos en varias oportunidades

Frente a este escenario, una opción razonable sería no invertir hasta que la crisis llegue y así conseguir precios de “oferta” o incluso, si usted ya tiene acciones en su cartera, venderlas para recomprarlas cuando bajen de precio. 

Sin embargo, existe un minúsculo pero astuto grupo de personas que no piensan lo mismo. Me refiero a que sí piensan que tarde o temprano habrá una tormenta, ya que siempre las habrá, pero piensan distinto respecto a cómo conviene actuar frente a esa posibilidad. 

Phil Fisher, uno de los inversores más exitosos del siglo pasado y “maestro” de Warren Buffett, dedicó un apartado completo en su famoso libro “Acciones ordinarias, beneficios extraordinarios” sobre lo que un inversor debería hacer en caso de anticipar una posible baja en los mercados. Allí dice (pág. 260):

No existen muchas compañías con inusual potencial de apreciación y son muy difíciles de encontrar. Si alguien encuentra una, tiene un 90% de chances de lograr excelentes resultados. Al mismo tiempo, existen serios desaciertos al predecir si habrá o no una recesión, y cuándo, así como su severidad y su duración. No tiene sentido descartar algo en lo que tienes 90% de probabilidades de tener razón, por la influencia de algo que no conoces ni es posible predecir”. 

Las personas no siempre lo notan, pero cada año aparecen más y más predicciones catastróficas sobre el futuro y los mercados. Solo cuando estamos más vulnerables o desorientados (sea por motivos personales o por no lograr juzgar una situación de forma objetiva), nuestra atención es atraída por este tipo de pronósticos. 

En el año 2017 se publicó un muy simpático artículo que recopila publicaciones en donde Jim Rogers, quien fuera el socio de George Soros cuando ganaron USD 1.000 millones en un día con la famosa apuesta a la baja de la Libra Esterlina, lanzó las más terribles predicciones sobre inminentes catástrofesen los mercados. Las resumo a continuación (vale la pena leer los títulos y las fechas): 

2011100% de chances de una Crisis, peor que la de 2008: Jim Rogers
2012Jim Rogers: Esto se va a poner realmente “Muy mal luego de las próximas elecciones” 
2013Jim Rogers advierte: “¡Mejor salir corriendo de aquí!”
2014JIM ROGERS – “Venda todo y corra por su vida”
2015Jim Rogers: “Estamos pasados de hora” para un desplome en los mercados
2016“DESPLOME BÍBLICO” DE 68 BILLONES. ¿Se viene la muerte? Jim Rogers lanza una advertencia
2017THE BOTTOM LINE: Legendario inversor Jim Rogers espera el peor desplome de nuestras vidas
Y al artículo, yo agrego:
2018Jim Rogers advierte que el próximo mercado bajista será el peor de su vida
2019El “peor mercado bajista” está viniendo

Si insiste con el tema del desplome cada año, claramente algún día tendrá razón. Pero si alguno hubiera tomado en serio sus declaraciones desde que hizo su primera predicción en Noviembre del 2011, se hubiera perdido el 182%de ganancias que tuvo el S&P 500 (incluyendo dividendos) desde entonces. Y ni hablar si encima hubiera apostado a la baja, como pasó con David Einhornque creó una verdadera tormenta para sus inversores mientras que los mercados nunca cayeron. 

La conclusión de Fisher es que cualquier baja real que pueda producirse, eventualmente, en los mercados, es por lejos mucho más inofensiva que la pérdida que provoca la parálisis por querer anticiparla, por tanto el inversor de largo plazo debería ignorar este tipo de especulaciones por completo. Esto es exactamente lo que pasó en el extraño caso de fondo Magellan, luego del cual Peter Lynch, quien pertenece al 5% de los inversores más exitosos, dijo “Los inversores han perdido mucho más dinero queriendo anticiparse a correcciones, que en las correcciones mismas”.

Si usted tiene la fortuna de encontrar algo que hoy vale 10 con buenas chances de valer 50 mañana, entonces actúe, avance, ¡Cómprela ya! basado en la razón y sin dejarse influir por los pronósticos de gente como Jim Rogers. Sepa que esos casos son una rareza en los mercados y usted necesita muy pocas de esas oportunidades en la vida para volverse rico, como siempre cuenta Warren Buffett. Nadie en su sano juicio se perdería esa inversión, posiblemente una de las mejores de su vida, solo por esperar a que algún día valga 6. Eso tal vez nunca pase, y si pasa… ¡Mejor! Usted tendrá la oportunidad de comprar más.


Nuestro propio caso

A mediados del año pasado, la situación era muy parecida a la de hoy: los mercados estaban en sus máximos históricos y día a día se acrecentaban los pronósticos de recesión. “¡Tengan cuidado, lo peor está por venir!”, se leía en los medios muy al estilo de Jim Rogers

Hasta que un día de octubre de 2018, finalmente los mercados empezaron a caer fuerte. Para diciembre, la baja acumulada llegó hasta el 20% para el S&P 500. El “mercado bajista” (baja del 20% o más) anterior del que se tenía registro había ocurrido allá por el año 2011. Hacía 7 años que no se veía nada igual. “El peor diciembre desde la gran depresión de 1931” titulaban los medios ilustrando las notas con fotos de agentes bursátiles con cara de preocupación (aún si no entiende inglés, podrá percibir cómo las fotos persuaden a los lectores a sentir estrés – por ejemplo aquí y aquí).

Durante ese mismo diciembre, hicimos 3 inversiones de importancia para nuestro portafolio en empresas de buena calidad y gran potencial que conocíamos muy bien y se encontraban temporalmente afectadas por el miedo generalizado. Dos de ellas fueron en empresas que cotizaban en la bolsa de valores estadounidense, y la restante en una empresa brasileña que todavía no cotiza en la bolsa. 

A pesar que el S&P 500 terminó el 2018 con un baja del 6.2%, nuestro portafolio terminó con una suba del 27,51% en dólares. 

Pero además, luego del “peor diciembre desde la gran depresión” los mercados comenzaron a recuperarse. Hoy, la empresa en la que más dinero pusimos está cotizando con una ganancia de 91% en dólares desde que la compramos en diciembre, y la segunda un 35% arriba. Sobre la empresa que no cotiza en bolsa no hay, por supuesto, un valor de referencia todavía. Todo esto ocurrió en solo un semestre.

La idea aquí no es exponer los detalles de las transacciones para no perder el foco en el tema del artículo. Si quiere conocer estas empresas o las razones por las que decidimos comprarlas, puede leer el informe que distribuimos entre los inversores hace 2 meses – ver el informe aquí-. Como todo informe, allí analizamos las inversiones desde un punto de vista objetivo, tanto en lo bueno como lo malo que haya pasado, tratando de ser claros con el mensaje y las expectativas, frente a inversores que confían en nuestras decisiones y en nuestra manera de responder frente a los resultados. 

¿Que hubiera pasado si los mercados continuaban bajando luego de diciembre? Bueno, esa era justamente la situación que nos hubiera beneficiado al máximo y así lo comentamos en el reporte. Para quien es comprador neto de acciones a lo largo del tiempo, no hay mejor noticia que ver bajar las acciones de su empresa favorita para comprar tantas como fuera posible. Todavía tengo esperanzas de que estas acciones vuelvan a caer en cualquier otro momento. 

Por esto, los profesionales que auguran lo peor para los mercados son de gran utilidad para nuestra estrategia (claro, en tanto y en cuanto alguien les dé algo de crédito) ya que ayudan a recrear el clima ideal para que podamos hacer nuestras mejores compras. Por nuestra parte, les estamos ciento por ciento agradecidos (bueno, para ser más exactos, hoy 91% agradecidos). 

Algunas de estas conclusiones pueden resultar poco intuitivas, por tanto requieren algo de tiempo para “digerirlas” y ver sus resultados. Por ello, desde hace años documentamos nuestra filosofía en estos artículos, y nuestras decisiones en los reportes para que tanto familiares y amigos, como los inversores que están con nosotros desde hace 13 años y los que vengan en el futuro, tengan claro lo que pueden esperar de nosotros y lo que no. Decimos lo que hacemos y hacemos lo que decimos con la mayor parte de nuestro propio dinero invertido en ello. Esto es algo que he visto mucho menos de lo que hubiera imaginado en el mundo de las inversiones. 

Los temas que tratamos en estos artículos son consistentes tanto con las recomendaciones de ese 5% de inversores que le gana a los mercados, como con lo que hablamos con algún inversor cuando nos cruzamos en la playa o con mi hermano los domingos al mediodía. Todos ellos nos leen semana a semana e invierten con nosotros, por tanto conocen que los resultados también son consistentes con aquellos a los que aspiramos, tal como mostramos en el reporte que compartimos hoy.

Sebastian Ortega, Director Ejecutivo de South Ventures

1 thought on “No espere la próxima crisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías