Ahora invertir es gratis (solo le cuesta su futuro)

Impactante fue la noticia cuando la semana pasada los principales brokers de Estados Unidos anunciaron que ya no cobrarán comisiones para invertir en la bolsa de valores más grande del mundo.

Este movimiento era inevitable a poco tiempo de conocerse el tremendo éxito de Robin Hood, el broker que nació siendo gratis, que rápidamente superó en usuarios a los brokers más importantes: en el 2018, 2 millones de usuarios abrieron cuenta en Robin Hood mientras que solo 100 mil (el 5%) en Interactive Brokers; y ya está valiendo lo mismo que ellas habiendo nacido 3 décadas más tarde (me hace acordar a cuando Amazon superó en una década lo que a Walmart le llevó 5 décadas construir).

Está claro que al usuario nunca le gustó pagar comisiones, pero los brokers no las bajaban por que defendían su fuente de ingresos. Sin embargo, cuando la preferencia por Robin Hood se volvió abrumadora (cada 20 usuarios que abren cuenta en Robin Hood, solo 1 abre en Interactive Brokers), la industria entera se vio obligada a eliminar las comisiones por riesgo a desaparecer al mejor estilo Kodak o Blockbuster.  

¿Cómo van a ganar dinero y subsistir como empresa ahora que no cobran comisiones? 

Muy sencillo: le prestan dinero a los clientes. Por ejemplo: si usted tiene USD 10.000 en su cuenta, le prestan otros USD 10.000 o USD 20.000 para que compre lo que quiera a cambio de un módico interés. De esta forma, su broker pasa a ser esencialmente un “prestamista” o un banco, solo que no le presta para comprar un auto, sino para comprar acciones.  

Para el usuario, esta noticia es como un sueño hecho realidad: podrá comprar algo a la mañana y venderlo por la tarde (práctica conocida como “Day Trading”) aunque la ganancia sea ínfima, total ahora no le cobran comisiones y además cuenta con varios miles de dólares extras en una fracción de segundo para duplicar o triplicar sus ganancias en el mercado más grande del mundo ¿Podría imaginar una situación mejor? El usuario tiene ahora “todo servido en bandeja”, ya no tiene excusas para desplegar todo su potencial y ganar sin límites. 

Todo esto es fantástico excepto por un pequeño detalle: quienes hacen lo que describí más arriba, tienen menos del 1% (uno porciento) de chances de ganar algo de dinero. Sin embargo, esto es lo que hace la mayoría de las personas cuando arrancan en el mundo de las inversiones. Le cuento.

DAY TRADING

Es realmente cautivadora la idea de trabajar para uno mismo, sentado todo el día en el sillón de su casa en ropa interior y ganando millones. La idea en sí misma moviliza las emociones e impulsa a las personas a pensar en sus finanzas personales. Pero alcanzar siquiera algo de este sueño, está bien lejos de ser sencillo.

El sitio de educación financiera TradeCity publicó un artículo llamado “Porqué la mayoría de los compran y venden frecuentemente, pierden dinero” donde recopiló varios estudios académicos con conclusiones que valen la pena tener en cuenta.

Con respecto a quienes compran y venden frecuentemente (“Day Traders”):

  • Quienes tuvieron buenos rendimientos en el pasado, suelen tenerlos en el futuro, aunque estadísticamente SOLO EL 1% GANA DINERO de una forma predecible (no de suerte). 
  • El 80% de quienes lo intentan, abandona esta práctica dentro de los primeros 2 años. Después de 5 años, solo un 7% de las personas siguen intentándolo. 
  • Algunos siguen intentándolo incluso hasta luego de 10 años de pérdidas.

Hay muchos más datos interesantes en el artículo mencionado.

Podrá notar que lo que es perjudicial para el inversor es este COMPORTAMIENTO de tomar miles de decisiones de mala calidad que se encuentra en el extremo opuesto de lo que recomendaba Jeff Bezos la semana pasada: tomar pocas decisiones de buena calidad. Este comportamiento trae malos resultados donde sea que se lo aplique: comprando/vendiendo acciones de empresas, metales preciosos (Oro), Bitcoin y hasta en las decisiones que tiene que tomar el fundador y director ejecutivo de Amazon.

También habrá notado que este comportamiento es el que peor resultado le trae a las personas. En varias oportunidades publicamos estudios que muestran que sólo el 5% de los inversores profesionales le ganan a los mercados en el largo plazo sea cual sea la estrategia y sea cual sea el tipo de inversión (acciones, bonos, propiedades inmobiliarias, opciones bursátiles, etc.). 

En el caso de quienes compran y venden frecuentemente, las chances son todavía mucho peores ya que APENAS EL 1% PUEDE GANAR ALGO DE DINERONo me refiero a algo mejor que los mercados, sino apenas algo mejor que 0%. Los rendimientos son tan malos, que ya ni siquiera los inversores profesionales se dedican a esto: hoy es el terreno donde todavía se explora sacarle provecho con computadoras super-rápidas… aunque ya mostramos los pésimos resultados que consiguen los fondos de inversión más grandes del mundo… por eso Google, que tienen la Inteligencia Artificial más avanzada del planeta, no pone ni un pié en esto aunque sí invierte y con excelentes resultados tal como lo detallamos en el artículo “¿En qué invierte Google?”

Nota: Este comportamiento de comprar y vender acciones con frecuencia diaria, semanal o mensual, basado en los gráficos o esperando que una gran noticia permita embolsar grandes ganancias en el corto plazo, tiene carácter especulativo (los movimientos de precios no son predecibles en el corto plazo). Ganar o perder depende mucho del azar. Por eso se lo conoce como “Timba Financiera” y hay muchísima gente que lo hace por ingenuidad, por eso dedicamos este artículo a ello. Lo que me causa cierta ternura son las declaraciones de los políticos a favor de los impuestos a la “renta financiera” para acabar con la “Timba Financiera” sin imaginar que 1) prácticamente no existen ganancias en la “Timba” por tanto ningún gobierno va a recaudar mucho por allí (claramente los políticos no conocen las estadísticas), y 2) poniendo trabas están ayudando, sin querer, a minimizar las pérdidas del 99% de las personas que tienen un comportamiento nocivo contra ellas mismas. La intención de algunos políticos es “Combatir al Capital” pero en realidad están haciendo un excelente trabajo para desarrollarlo adecuadamente. 

Comprar y vender frecuentemente basándose en los gráficos o usar reglas como comprar cuando sube/vender cuando baja, etc. es lo más intuitivo de aprender (a las personas nos encanta encontrar patrones) y de aplicar, por eso las personas se sienten mucho más cómodas de ingresar al mundo de las inversiones con estas herramientas.   

Incluso el mejor inversor del mundo empezó su carrera así. Cuando Warren Buffett comenzó a invertir a los 12 años, leía cuanto libro de “Análisis Técnico” se le cruzaba por el camino. Se pasaba horas en la biblioteca, estudiaba gráficos y luego ensayaba estrategias. Probó de todo. A veces ganaba y a veces perdía. 

Buffett es conocido por hacer y aconsejar inversiones a largo plazo. Lo que tal vez pocos sabían es que no siempre pensó así. Buffett comenzó su carrera haciendo todo lo que mencionamos anteriormente pero sin encontrar una forma predecible (que no dependiera de la suerte) para ganar con las inversiones (recién décadas más tarde aparecieron los estudios académicos que mostraron que es casi imposible ganar comprando y vendiendo frecuentemente). Así se pasó 7 años de su vida, hasta que a sus 19, se cruzó con el libro “El Inversor Inteligente” escrito por Ben Graham, donde aprendió a invertir basándose en el valor de las empresas y manteniéndolas por mucho tiempo. Según sus palabras, eso “le cambió la vida”.

Entonces, ¿para qué nos sirve que ahora podamos comprar y vender acciones sin límites en forma gratuita?

La eliminación de las comisiones incentiva a que más personas se sumen al mundo de las inversiones. Los brokers obtienen así más clientes para prestarles dinero y cobrarles intereses. Si el cliente ganó o perdió con sus inversiones, es un problema de él. De hecho, hasta usted ya sabe que casi todos pierden, y además, si lo hace con plata prestada, puede terminar en la quiebra como alerta Buffett. Lo importante no es que el cliente gane, sino venderle lo que él quiera comprar bajo su propia responsabilidad, tal como hacen las empresas que fabrican cigarrillos.

Si alguien cree que puede ganar USD 5.000 comprando una acción determinada… ¿por qué no ganar USD 15.000 con la misma compra utilizando dinero prestado? Mismo esfuerzo pero con mayor ganancia…  una tentación difícil de resistir. Cuando una persona está entusiasmada, solo piensa en todo lo que puede salir bien (no quiere ni que le mencionen los riesgos), y por eso la mayoría termina usando estos préstamos. Ninguno está obligado a tomarlos, pero terminan siendo atraídos como un niño a un dulce.

Los broker tiene muy en claro que esta conducta es irresistible para muchas personas (gracias a eso subsisten sin cobrar comisiones). Semanas atrás publicamos una conversación entre el fundador de Interactive Brokers y sus inversores, donde contaba que sus clientes más rentables, aquellos que les dejaban más dinero, eran los que se veían atraídos por las apuestas. Allí dijo: “Las personas que tienden a comprar/vender muy frecuentemente acciones, tienden a hacer pronósticos y hasta apostar en los deportes… y ese es el público que queremos atraer”. Por eso crearon un juego de apuestas deportivas como estrategia de marketing para atraer más clientes de este tipo. Puede ver el juego y probarlo desde acá

Hoy, los usuarios ya no tienen que pagar USD 7 por cada compra/venta que hagan a través de los brokers. El problema es que si alguien hace uso de estas nuevas “ventajas” tiene un 99% de chances de perder miles o millones de dólares en el largo plazo (recuerde que USD 10.000 hoy pueden ser USD 200 millones en 54 años si invierte adecuadamente, por tanto lo que pierde no es solo lo que ahorró trabajando, sino también lo que no va a ganar en el futuro). Eso sí, obtendrá a cambio la mejor experiencia lúdica de su vida, por eso llamamos a este tipo de brokers “El entretenimiento más caro del mundo”. 

Mark Hanna: “El nombre del juego es: mover dinero desde el bolsillo del cliente a tu bolsillo” 
Jordan Belfort: “Pero si puedes hacer que tu cliente gane dinero al mismo tiempo, es ventajoso para todos, ¿no?” 
Mark Hanna: “¡No!”
Fragmento de la película El Lobo de Wall Street.

Sebastian Ortega, Director Ejecutivo de South Ventures

Twitter @sportega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías