Consejo del Oráculo para los nuevos inversores

Elegir a las ganadoras no es tan fácil como parece, dijo el “Oráculo”

Después de un año de silencio, Warren Buffett, conocido como el “Oráculo de Omaha”, volvió a hablar en público para dar su visión sobre las inversiones en el marco de la asamblea de accionistas de Berkshire Hathaway, la compañía que él dirige. 

En esta ocasión, los inversores tuvieron la oportunidad de preguntarle todo lo que querían saber, desde la situación actual de los mercados hasta de política. Fueron tantos y tan diversos los temas, que no caben en un único artículo, pero iremos tratando los más importantes en las siguientes semanas. 

Nuestro foco de hoy será el tema que utilizó Buffett para hacer su presentación en la apertura de la conferencia. Ese es el tema que él mismo consideró más importante de analizar antes de atender las inquietudes de los accionistas. 

Para ello mostró una lista con las 20 compañías más grandes del mundo por capitalización de mercado que existen en la actualidad. Comenzando por AppleAramcoMicrosoft… bueno, a continuación le comparto la lista completa.
Usted seguramente conoce casi todas las compañías de la lista. De hecho, sería difícil imaginar nuestras vidas sin la existencia de ellas. Ahora bien, la pregunta fue: “¿Podría estimar cuáles de estas compañías seguirán estando en la lista de las más grandes del mundo en los próximos 30 años?” Parece una pregunta demasiado fácil, ¿no? Lo invito a que pause un minuto la lectura, revea la lista y haga su propia estimación.
Pero la sorpresa apareció cuando mostró el mismo ranking pero del año 1989, poco más de 30 años atrás. Sorprendentemente, NINGUNA de aquellas compañías siguen estando presentes en el ranking de hoy. Es más, muchas de las grandes compañías de hoy, ni siquiera habían nacido hace 30 años como es el caso de FacebookGoogle o Tesla. Vea a continuación:. 
El mensaje de Buffett fue: “Es realmente MUY DIFÍCIL predecir cuáles serán las compañías más exitosas. Las mejores ideas de inversión en 1989, no necesariamente resultaron buenas inversiones; sin embargo, por entonces las personas estaban tan seguras de sus inversiones tal como muchas lo están hoy”.

Y dió otro ejemplo: “En los comienzos del siglo pasado, se produjo una gran revolución con la invención del automóvil y al menos 2000 compañías entraron al negocio porque vieron allí un increíble futuro”. 

Y continuó: “Sin embargo, probablemente usted recuerde que para el año 2009, solo 3 de esas compañías seguían existiendo y 2 de ellas cayeron en bancarrota”.

El segundo mensaje de Buffett fue nuevamente en la misma dirección: “Muy, muy, muy pocos inversores lograron seleccionar a las compañías ganadoras. Invertir es mucho más complejo que elegir compañías en una industria próspera”. 

¿Por qué eligió Buffett dar este mensaje? Bueno, uno de los sucesos más importantes de este último tiempo es la gran cantidad de personas que comenzaron a invertir en la bolsa de valores, ayudadas por plataformas que permiten invertir sin comisiones como RobinHood, y por falta de alternativas rentables: las inversiones inmobiliarias o los bonos, están arrojando los rendimientos más pobres de toda su historia. 

Estos nuevos inversores han provocado algunos de los fenómenos más inusuales y peligrosos de los últimos tiempos: hicieron que compañías casi en bancarrota subieran un espectacular 1.700% en cuestión de semanas como en el caso de GameStop, o que una nueva criptomoneda con la cara de un perro tuviera un crecimiento de 10.000% en lo que va del 2021.

Aunque las criptomonedas sean la mayor revolución del momento y tengan un futuro increíble, no todas las criptomonedas ni todas las compañías “cripto” prosperarán. Esto mismo ya lo aprendimos en el año 2000 con el boom de las empresas tecnológicas, que luego perdieron un 80% de su valor cuando estalló la Burbuja “.com”. Pero hoy existe una nueva generación de inversiones que no ha vivido aquella experiencia y corre el riesgo de caer en el mismo error.    

El peor enemigo del inversor no es la ignorancia, sino la ilusión de conocimiento (creer que sabe más de lo que en realidad sabe) ya que en este caso puede sentirse suficientemente seguro como para apostar gran parte de su patrimonio, y perderlo. Hacia ellos va el mensaje de prudencia de Buffett

Sebastian Ortega, Director Ejecutivo de South Ventures

Twitter @sportega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías